IDENTIFICACION EN COLOMBIA

En Colombia por ejemplo, en materia de identificación se trabajó con tres sistemas de Identificación a saber: Henry americano en la Policía Nacional, Vucetich en el Departamento Administrativo de Seguridad DAS y Henry Canadiense en la Registraduria Nacional del Estado Civil.
Los orígenes de la Registraduría Nacional como entidad llamada a responder por la elaboración de la cédula de ciudadanía, puede remontarse al año 1934, cuando en la Policía Nacional se designó a la Sección Electoral para encargarse de las funciones relacionadas con la cedulación.
Mediante el decreto ejecutivo Nº 1216 del 4 de junio de 1935 se adopto como sistema oficial de identificación del Vucetich, con las modificaciones introducidas por el Español FEDERICO OLORIZ AGUILERA. Por lo tanto todo documento identificativo expedido por el Gobierno debía estar sujeto a las normas científicas de ese sistema.
En este mismo año de 1935, y en atención a que el volumen de trabajo se hacía cada vez mayor, se dispuso que en el Ministerio de Gobierno funcionara la Oficina Nacional de Identificación Electoral, con tarjetas dactiloscópicas decadactilares, negativos fotográficos de los ciudadanos, archivos alfabético, numérico y dactiloscópico. Por decreto de 1935, se asignó a la Contraloría General de la República las estadísticas electorales de cada municipio del país. Se separó la oficina de Identificación de la Policía Nacional y se fijaron las siguientes bases para la organización que demandaba el gran volumen de trabajo:
• Aumento del personal
• Fijación de promedios de trabajo para cada empleado.
• Disminución de sueldos por déficit de rendimiento o trabajo mal ejecutado.
• Aumento de sueldos por rendimiento y mayor actividad.
• Control directo del Ministerio de Gobierno, por ser este ente el encargado de “garantizar la efectividad del derecho del sufragio y la libre expresión de voluntad popular”. El apoyo prestado por esta oficina se extendió, además, a los campos civil y criminal.

GRANDES CAMBIOS EN EL SISTIMA DE IDENTIFICACION
En 1948 llega una comisión del gobierno Canadiense para organizar el sistema de identificación de la Registraduria Nacional del Estado Civil y se opta por llevar el sistema Henry canadiense
De igual forma en 1948, y con la expedición de la Ley 89, se concibe que esta labor deba ser desempeñada por una entidad autónoma e independiente que pueda responder de manera directa y sin influencias por la labor de identificación y organización de las elecciones. Se crea la Organización Electoral, a cargo de:
• Una Corte Electoral con sede en Bogotá, integrada por el más antiguo ex-presidente de la República, los dos magistrados más antiguos de la Corte Suprema de Justicia de diferente filiación política, el rector de la Universidad Nacional y el Gerente del Banco de la República. Se reúne por primera vez la Corte Electoral en el Palacio Presidencial el 18 de diciembre de 1948.
• Las comisiones escrutadoras y de recuentos de votos en los Departamentos, Intendencias, Comisarías y Municipios.
• El Registrador Nacional del Estado Civil.
• Los Delegados del Registrador Nacional en los Departamentos.
• Los Registradora Municipales y sus delegados en las mesas de votación.
La creación de la Organización Electoral obedeció a dos objetivos principales:
1. Evitar la influencia de los partidos políticos en la obtención de la cédula de ciudadanía, en la formación de los censos electorales, en las votaciones y en los escrutinios.
2. Garantizar la plena responsabilidad y la imparcialidad política de los funcionarios adscritos a ella.
Esta ley autoriza al Gobierno para contratar una misión técnica extranjera que estudie y recomiende los sistemas que deban emplearse en la identificación y cedulación y en la formación de los censos electorales, así como la organización de la Oficina Nacional de Identificación Electoral.
En virtud de esta disposición se contrató con la Misión Técnica Canadiense en la cual en 1949, presentó al Ministerio de Gobierno un informe detallado de la situación encontrada, sus deficiencias e irregularidades, referidas básicamente a:
1. Falta de confrontación dactiloscópica antes de la expedición de la cédula de ciudadanía. Este era el error básico.
2. Archivos de tarjetas dactiloscópicas en quince Departamentos separados, haciendo así extremadamente difíciles las verificaciones.
3. Imposibilidad de hacer una confrontación adecuada debido al número de tarjetas dactilares defectuosas, la mayoría de las cuales estaban en ese momento sin clasificar y muchas otras eran inclasificables.
4. Falta total de medidas severas para asegurar la devolución de la cédula de ciudadanía y de un modo especial, en el caso de personas que habían muerto.
5. La facilidad con que las personas podrían obtener una segunda cédula aduciendo solamente la pérdida anterior.
6. Insuficientes medidas de seguridad para impedir que los menores obtuvieran la cédula de ciudadanía.
7. Mala calidad de la cédula en cuanto a su presentación y método deficiente de compilación. La fotografía podía ser cambiada fácilmente.
Se presentaban, además, otras deficiencias como:
• Insuficientes medidas para cancelar en los censos las inscripciones correspondientes a ciudadanos fallecidos.
• Deficientes medios de prueba para acreditar la vecindad.
• Inconvenientes de orden práctico con motivo de la expedición de cédulas a homónimos.
• Falta de concordancia de los nombres y apellidos con que aparecía en ciudadano en la cédula y los que figuraban en la partida de bautismo.
La Misión Técnica Canadiense propuso las siguientes recomendaciones técnicas para superar tales deficiencias:
1. Centralización en Bogotá de los archivos dactiloscópico, alfabético, numérico, fotográfico y estadístico.
2. Adopción del sistema de clasificación dactiloscópica Henry.
3. Adopción del sistema fotográfico Monroe Duo.
4. Organización de la oficina principal de identificación, comisiones locales permanentes y móviles.
5. Establecimiento de cupos numéricos para cada departamento.
6. Adopción de la cédula de ciudadanía laminada con la firma del Registrador Nacional.
7. Conformación de censos electorales.
Mediante el decreto 2625 del 28 de Diciembre de 1951 La Registraduria Nacional da inicio a la expide la Cedula de ciudadanía laminada en base al sistema dactiloscópico Henry Canadiense, la cual consistía de un proceso de foto reducción.
Así mismo, la Misión Técnica Canadiense hace minuciosas recomendaciones en cuanto a los procedimientos, el personal necesario, el espacio requerido, equipos y suministros, recomendaciones adoptadas a partir de 1951. Se inició también el adiestramiento de un grupo de funcionarios en el sistema Henry, del cual se escogieron los mejores para dirigir otros cursos hasta completar el personal necesario y extender la cedulación a todo el país.
En 1952 se expide la primera cédula laminada al doctor Laureano Gómez Castro, Presidente de la República.
En 1956 se expide la primera cédula femenina a doña Carola Correa de Rojas.
En 1970, mediante el decreto 1260, se faculta a la Registraduría para expedir la tarjeta de identidad a los colombianos mayores de 7 y menores de 21 años.
En el año de 1971, La Policía Nacional inicio la creación y organización de su oficina de identificación en la División Sipec F-2 hoy en día llamada DIJIN y SIJIN, opta por empleando el sistema de identificación Henry Americano y el Departamento Administrativo de Seguridad (D.A.S), continua con el sistema de identificación Vucetich.
La ley 96 de 1985 y el Decreto 2241 de 1986 o Código Electoral, reemplazan la Corte Electoral por el Consejo Nacional Electoral y dictan nuevas disposiciones en materias administrativas, de identificación y electoral. Esta misma Ley 96 crea el Fondo Rotatorio de la Registraduría.
Para esta época, el Consejo de Estado nombra a los consejeros del Censo Nacional Electoral período de 4 años- y éste último nombre al Registrador Nacional –período de 5 años-.
En 1985, la Registraduría Nacional traslada su sede de las oficinas Centrales del centro de Bogotá al centro Administrativo Nacional, CAN.
Decreto 2398 de 1986, importancia, necesidad, oportunidad, contenido y legalidad de la reseña delictiva, registro, manejo, expedición y cancelación de antecedentes penales y de Policía del archivo único de la DIJIN
A partir de 1987 la Registraduría asume gradualmente el Registro Civil.
En 1991, el Título IX de la Nueva Constitución define a la Organización Electoral como un organismo autónomo e independiente.
La Corte Constitucional; Ref T 492 de Julio de 1992 determina que es necesidad Nacional y Obligación estatal la Creación de bancos de datos que constituyan ha salvaguardar la Seguridad Nacional
Mediante la Ley 38 de 1993 el gobierno Nacional ordena a todos los organismos de se seguridad incluyendo al nuevo ente de investigación de la Fiscalia General de la Nación el Cuerpo Técnico de Investigaciones CTI la unificación a un solo sistema de identificación y a partir de la fecha se opta por el sistema Henry canadiense para incremento de archivos y adopción de la carta dental como sistema alternativo de identificación.
Ley 220 de 1995 modernización de la Registraduria Nacional del Estado Civ
Resolución 160 del 7 de Enero de 1996, se adopta el Sistema Automático de Identificación Dactiloscópico A. F. I. S
En 1997 se inicia el proceso de modernización tecnológica y administrativa, para la cual se contrata a la firma SAGEM Colombia.
ESTADO ACTUAL DE LA REGISTRADURIA

en facultades extraordinarias dadas por el Congreso al Presidente de la República, se expide la ley que autoriza la reestructuración de la Entidad. En desarrollo de esta Ley, el 6 de junio del año 2000 se dictan los Decretos 1010, 1011, 1012, 1013 y 1014 por medio de los cuales se determina la nueva situación de la Entidad en materia de estructura interna, planta de personal, nomenclatura y clasificación de los empleos, sistema de remuneración, carrera administrativa, funciones y requisitos de los cargos.
De acuerdo a la nueva organización interna, la estructura de la planta de personal se divide en dos niveles: central y desconcentrado.
De conformidad con el Acto Legislativo No. 1 del 3 julio de 2003, el Consejo Nacional Electoral es elegido por el Congreso de la República en pleno para un periodo institucional de 4 años